Los frenos, parte indispensable de cualquier vehículo

Portada » Noticias sobre desguaces » Los frenos, parte indispensable de cualquier vehículo

Los frenos, parte indispensable de cualquier vehículo

freno-de-disco

Los frenos son uno de los repuestos de automóvil que más se debe controlar,  porque de ellos depende un alto porcentaje de la seguridad de nuestro vehículo en carretera. Aunque no todo el mundo lo haga, sobre todo por cuestiones económicas, los coches son como las personas, nunca está de más ir al menos una vez al año a hacerle una revisión y si procede, una puesta a punto. En esta clase de revisiones se comprueban muchos de los dispositivos del coche, entre los que se encuentran los frenos.

¿Cuántas clases de frenos existen?

Básicamente hay dos clases, los frenos de tambor o los frenos de disco. Los primeros se fabrican de una forma más sencilla y aunque eran una tendencia hace unos cuantos años hoy de usarse se usan, normalmente, como frenos de las ruedas traseras, dejando el freno de disco a las ruedas delanteras, que son las que frenan el coche. Este cambio se realizó al comprobarse que los frenos de tambor son un sistema que no disipa muy bien el calor, haciendo que el recalentamiento de los frenos sea algo relativamente fácil de aparecer y con ella se reduce notablemente la distancia de frenado.

Los frenos de tambor llevan con nosotros muchos años y la evolución lógica es hacia el freno de disco, más seguro, con menos índice de recalentamiento y una menor distancia de frenado además de tener muchas más opciones en el mercado para cambiarlos, tanto si se deciden comprar nuevos  como si se opta por comprarlos en un desguace, donde los tienen completamente revisados por expertos y con total garantía de funcionamiento.

¿Cómo funcionan los frenos de disco?

Normalmente suelen colocarse en las ruedas delanteras, aunque dependiendo tanto del fabricante como del precio del modelo, podremos contar con un coche dotado de frenos de disco en todas sus ruedas. Funcionan por medio de presión hidráulica que facilita el desplazamiento de mecanismos móviles por dentro de unos cilindros que se encargan de apretar las pastillas de freno contra la cara del disco, generando fricción que hace que el coche se detenga.

Dentro de este mundo de los frenos de disco hay diferentes alternativas que permiten una mejora en este sistema del vehículo. Por ejemplo, además de los frenos hidráulicos que ya hemos visto se encuentran los frenos neumáticos, los cuales funcionan por presión del aire y se usan más en vehículos pesados; el conocido sistema ABS, el cual mediante unos sensores ubicados en la zona de las ruedas emiten diferentes señales que hacen que el vehículo frene sin que la dirección o las ruedas se bloqueen.

Otro de los sistemas de freno, uno de los más modernos, es el EBD o sistema de reparto electrónico de frenada, sistema que determina la fuerza a aplicar en cada una de las ruedas o eje del vehículo para detenerlo en una distancia mínima sin que se pueda llegar a perder el control del vehículo. Además este sistema se complementa con el ABS, con lo que la seguridad en la carretera aumenta notablemente.

¿Conocías estas características sobre los frenos?