Polea árbol de levas

Portada » Noticias sobre desguaces » Polea árbol de levas

Polea árbol de levas

La polea árbol de levas es una pieza que se encuentra en uno de los extremos del árbol de levas y es usada en muchos motores de cuatro tiempos, tanto diesel como gasolina. La correa de distribución tiene la capacidad de recibir el movimiento desde el cigüeñal, girando con una relación de transmisión o desmultiplicación en un ratio de 1:2.
De esta forma gira a la mitad de revoluciones que el cigüeñal y su función principal es la de abrir y cerrar las válvulas de la cabeza. Para ello está unida a la polea dámper del cigüeñal mediante la correa o cadena de la distribución, lo que le permite dar vueltas de manera sincronizada con el cigüeñal.

Tips de mantenimiento

El mantenimiento de la polea árbol de levas es mínimo dado que es una pieza muy robusta y hecha para durar, incluso más que la correa de distribución, que debe cambiarse siguiendo las recomendaciones del fabricante, que puede ser entre 60.000 y 150.000 kilómetros aproximadamente.
Hacer una revisión visual de manera periódica y pedir al mecánico que al inspeccionar el motor, también revise el estado de la polea árbol de levas puede ser una buena idea de cara a un buen cuidado.

Principales averías y cómo detectarlas

Al igual que el árbol de levas, la polea del cigüeñal (dámper) o la correa de la distribución, la polea árbol de levas es una pieza que está hecha para durar mucho tiempo y para soportar grandes esfuerzos, pero a pesar de ello puede sufrir varias averías.
Por ejemplo, los dientes pueden desgastarse si en lugar de ser una correa de goma es una cadena. El continuo roce de metal con metal hace que se desgaste con el paso del tiempo, aunque suele durar bastante.
Aunque no es muy normal, también puede romperse un tornillo, el eje de la polea o alguno de sus radios, lo que obligará a tener que cambiar la pieza.

17 julio 2018||