Distribuidor

Distribuidor

El distribuidor es una pieza que pertenece al sistema de encendido dentro de los motores de combustión. Su principal misión es la de enviar corriente eléctrica de alto voltaje procedente de la bobina de encendido hasta las bujías.
Esta corriente se convierte en una chispa al llegar al electrodo de la bujía, que es la que produce la combustión de la mezcla que está comprimida dentro del cilindro cuando se llega al final de la compresión, lo que hace subir la presión dentro de la cámara, empuja el pistón hacia afuera, transmitiendo trabajo a la biela y después al cigüeñal.

Tips de mantenimiento

Para generar la chispa el cigüeñal debe girar, lo que produce un movimiento giratorio del rotor, el cual proporciona la alta tensión a los contactos de la tapa del distribuidor.
En caso de que alguno de estos componentes esté sucio, desgastado o dañado, no se producirá la alta tensión en las bujías, provocando mal funcionamiento en el motor. Por ello lo más recomendable es limpiarlo de manera periódica, aproximadamente durante tres meses.
Es lógico que con el uso y el paso del tiempo, esta pieza acabe gastándose tarde o temprano, por lo que debemos pensar en sustituir esta pieza.

Principales averías y cómo detectarlas

Un síntoma de que el distribuidor está funcionando mal es que al arrancar se produce un temblor notable. Esto afecta a los tiempos y también al proceso de encendido del vehículo.
También podemos encontrarnos con un chirrido bastante agudo cuando se enciende el vehículo. La acumulación de suciedad hace que la tapa se endurezca y puede provocar que la tapa haga este ruido según vaya circulando el aire a través del motor.
Cables degradados, conexiones en mal estado, óxido… son otras de las causas de avería que podemos encontrarnos en esta pieza, por lo que la mejor opción es sustituirla por otra.

16 julio 2018||