Control de espejos

Portada » Noticias sobre desguaces » Control de espejos

Control de espejos

Los espejos retrovisores son piezas indispensables del sistema de seguridad del coche. En los vehículos más antiguos su posición se controlaba desde fuera, teniendo que bajar la ventanilla para adaptarlo a las necesidades de cada conductor, pero con los coches actuales, se acciona mediante una palanca desde su interior o mediante un control de espejos.
Aunque a día de hoy se pueden encontrar muchos modelos de coche en los que se regulan los espejos con palancas, los vehículos más modernos cuentan con este sistema, el cual permite un ajuste mucho más preciso y cómodo.

Tips de mantenimiento

Como todas las piezas electrónicas que tienen los coches, el control de espejos es una pieza que aunque puede durar mucho tiempo, requiere de un cierto cuidado para poder alargar su vida útil. Una limpieza con un paño seco de forma periódica evitará la acumulación de suciedad, uno de los grandes enemigos de los dispositivos electrónicos.
En este caso, es aconsejable que para la suciedad que pueda estar más incrustada se utilice un paño ligeramente humedecido, nunca mojado, con lo que evitaremos que pueda filtrarse algo de agua hacia el interior y produzca un cortocircuito.

Principales averías y cómo detectarlas

Las averías que puede tener un control de espejos están derivadas de su uso continuo. Con el paso del tiempo, es posible que los componentes se vayan desgastando y dejen de tener la efectividad que tenían cuando eran nuevos.
La humedad puede hacer que se provoque un cortocircuito o que se genere óxido en alguno de sus componentes internos, evitando que los contactos se hagan correctamente.
Un intenso calor puede hacer que los cables se reblandezcan y se degraden, la caída accidental de un líquido también puede provocar problemas de conexiones o incluso una colisión puede ser la responsable de su rotura o desconexión, lo que hará que tengamos que revisar esta pieza, o en el peor de los casos, sustituirla.

17 julio 2018||