Válvula

Válvula

valvula egr segunda mano

Dentro de la gran cantidad de válvulas con las que cuentan los coches más modernos se encuentra la válvula EGR, un elemento anticontaminación que suelen equipar muchos modelos actuales.
Su principal función es la de hacer que los gases que salen del escape hacia la admisión recirculen, reintroduciendo el humo de la combustión en los cilindros, con lo que se consigue eliminar las emisiones de óxidos de nitrógeno.

Tips de mantenimiento

El mejor consejo que se puede dar para que la válvula EGR esté en el mejor estado es que se debe limpiar con frecuencia con lo que evitaremos que la suciedad acumulada pueda provocar fallos en el motor y esa suciedad pueda convertirse en una avería provocando el empleo de una válvula de segunda mano que funcione correctamente.

Principales averías y cómo detectarlas

A simple vista no podemos comprobar que la válvula pueda estar averiada, pero sí podemos saberlo según sus síntomas. Uno de ellos es la pérdida de rendimiento del motor, haciendo que lo notemos menos potente cuando realmente debería funcionar mejor.

Por otro lado también puede producirse un notable aumento de la temperatura del motor, un ralentí muy irregular, aumento del consumo de combustible, tirones a la hora de acelerar, el coche echará humo bastante negro por el tubo de escape o que no arranca correctamente. En estos momentos lo mejor es llevarlo a un mecánico para que confirme que realmente es la válvula EGR y entonces solo nos quede como opción cambiarla por otra.

Estos síntomas son provocados, por norma general, por la acumulación carbonilla, algo que sucede más en los coches diesel que en los de gasolina. La carbonilla puede quedar atascada y hacer que no responda bien a los comandos de la ECU. En ocasiones puede iluminarse la luz de avería. El precio que tiene esta pieza hace que en muchas ocasiones sea mejor cambiar la válvula por otra que intentar repararla.

25 Abril 2017||