Elevalunas

Elevalunas

elevalunas segunda mano

Los elevalunas son uno de los dispositivos más comunes que podemos encontrar en muchos vehículos hoy en día. Su función es hacer que mediante la acción de un botón las ventanillas del coche se suban o se bajen según queramos.

Esto es posible gracias a un motor eléctrico y a un mecanismo que transforma el movimiento rotativo generado por este motor en un movimiento lineal que sube y baja, transmitido al propio cristal.

Dependiendo del modelo de coche existen diferentes mecanismos para elevar o bajar las ventanillas.

  • Mediante cable de tracción: El motor mueve un cabe de tracción en ambos sentidos.
  • Brazos articulados: El motor acciona a un sector dentado que se articula a unas palancas que tienen forma de tijera.
  • Cable rígido de accionamiento: El motor mueve un cable rígido que suele ser dentado para poder subir o bajar las ventanillas.

Cuando un usuario busca un elevalunas de segunda mano, puede intentar localizar cualquiera de las piezas que lo forman.

Tips de mantenimiento

Como sucede con muchas de las piezas del coche es importante no forzar los elevalunas. Si nos gusta conducir con el brazo apoyado en la ventana, hay que tener la ventanilla bajada al máximo. De lo contrario podríamos forzar el sistema si apoyamos el brazo en la propia ventanilla.

Si la ventanilla está atascada y no baja del todo, lo mejor es arreglarla si tenemos los conocimientos y herramientas necesarias para hacerlo o llevar el coche al taller. Si la intentamos forzar puede que baje, pero posiblemente no vuelva a subir. A veces, es necesario localizar elevalunas en desguaces para permitir al mecánico completar su reparación.

También debemos tener especial cuidado a que no caiga ninguna clase de líquido sobre los mandos, ya que podría provocarse un cortocircuito y que éstos dejen de funcionar.

Principales averías y cómo detectarlas

En este caso, detectar que no funciona la ventanilla es obvio, por eso vamos a pasar a algunas de las averías más comunes, como por ejemplo el desgaste del cable de tracción, lo que hará que la ventanilla no suba o baje correctamente o directamente no haga esa función.

Otra posible avería es el fallo del motor eléctrico, especialmente cuando se produce una resistencia excesiva en la subida del cristal. En ocasiones los motores cuentan con un sistema de protección pero a veces se quema porque este sistema no se ha activado y ha seguido intentando subir la ventanilla.

La rotura de las poleas de plástico que forman el circuito también puede ser otra causa por las que debamos cambiar el sistema de elevalunas del vehículo.

20 Abril 2017||