Alerón

Alerón

El alerón de un coche puede tener varias funciones, una de ellas es la de reducir la resistencia que ofrece el aire cuando se va circulando y también aumentar la fuerza con la que el vehículo se apoya y adhiere al asfalto.
Normalmente, esta pieza es diseñada con forma afilada y aerodinámica para poder reducir la resistencia al aire, medio que el coche debe atravesar para poder avanzar. No solamente existen los conocidos alerones en la parte trasera sino que en algunos modelos podemos encontrarlos en la defensa delantera, los cuales tienen la misma función, aunque también cumplen una misión estética, proporcionando al vehículo un aspecto más deportivo.

Tips de mantenimiento

Como forman parte de la estética del vehículo, un buen tip de mantenimiento es realizarle una limpieza en profundidad para que siempre muestre su mejor aspecto.
En otros aspectos, también hay que hacerle una revisión visual y táctil para ver si tiene alguna fisura o rotura que pudiera ir a más. Por otro lado, también debemos asegurarnos de que las fijaciones están correctas y que no haya nada aflojado que pueda hacer que cuando se circule por autopista se pueda mover o soltar, pudiendo hacer que se pierda el control del vehículo.

Principales averías y cómo detectarlas

Para detectar cualquier clase de avería es importante realizar revisiones, no solo visuales sino también con el tacto. De esta forma podemos detectar cualquier pequeña rotura que con el paso del tiempo puede ir a más.
Apoyarnos sin querer o apoyar peso cuando saquemos algo del maletero puede quebrar el alerón, por eso hay que tener especial cuidado de no permitir que sujete ninguna clase de peso.
Doblarlo, deformarlo o incluso llegar a partirlo pueden ser otras de las principales averías por las que puede pasar un alerón, bien sea debido a un ataque vandálico como un accidente. En estos casos, lo mejor es instalar una pieza nueva.

2 julio 2018||