Tulipa

Tulipa

A pesar de lo que pudiera parecer, la tulipa de un coche es un elemento muy importante, tanto informativo para el resto de conductores como de seguridad pasiva del vehículo. Son las piezas de color rojo y naranja que podemos ver en la parte trasera de cualquier vehículo, sean coches, camiones, tractores, motocicletas, autobuses, etc.
Hay tantas clases como modelos y marcas de vehículos hay en el mercado y por ley, siempre deben estar en buen estado, permitiendo al resto de conductores poder ver claramente si frenamos o vamos a girar en determinada dirección gracias a los intermitentes.

Tips de mantenimiento

La conducción eficiente es el mejor mantenimiento que podemos dar a esta pieza. En ocasiones y como normalmente están fabricados en plástico, son piezas que pueden partirse o romperse al aparcar o cuando otro vehículo colisiona desde atrás, razón por la que hay que extremar su cuidado.
Por otro lado, la limpieza también es importante, pero no solo por fuera sino también por dentro porque la suciedad se acaba acumulando con el tiempo y puede llegar a evitar que las señales lumínicas se vean correctamente.

Principales averías y cómo detectarlas

Hacer una revisión visual de la tulipa de cada lado del coche es algo básico para saber si hay alguna clase de rotura. Esa es una de las averías más comunes que se pueden producir. Normalmente una pequeña fisura no quiere decir que vaya a más y que la tulipa se vaya a romper fácilmente porque son piezas de plástico extremadamente duro, pero aún así hay que revisarlas.
El problema aparece cuando tras un acto vandálico o una colisión, la tulipa se quiebra por completo. En este caso, lo más recomendable es sustituirla porque si utilizamos un pegamento fuerte como puede ser el cianoacrilato, podría afectar al color del plástico o incluso hasta quemarlo, y uno demasiado básico no pegaría la pieza, por lo que habría que sustituirla por otra.

19 julio 2018||