Trocola

Trocola

Dentro de las muchas piezas que podemos encontrarnos dispuestas por las diferentes partes de un coche, se encuentra la trócola o también conocida como junta homocinética. Se trata de una pieza que cuya misión principal no es otra que transmitir la fuerza de salida de la caja de cambios a las ruedas motrices conectando dos ejes longitudinales para que la velocidad entre ellos sea igual en todo momento., formando parte del sistema de dirección de un vehículo.

Tips de mantenimiento

La trócola es una pieza a la que no se tiene acceso fácilmente ya que se encuentra por la parte de atrás de las ruedas motrices del vehículo, por lo que el mejor mantenimiento podemos proporcionárselo realizando una conducción eficiente, es decir, no forzar la dirección ni someterla a más esfuerzo del que pudiera soportar el vehículo.
Durante la conducción debemos intentar evitar dar volantazos bruscos, evitar conducir por caminos o zonas accidentadas y sobre todo, evitar los baches, especialmente cuando se circula a alta velocidad por autopista, dado que no solo se puede averiar la trócola sino también la suspensión y otras piezas relacionadas con el sistema de dirección.

Principales averías y cómo detectarlas

Las principales averías que podemos encontrar en esta pieza están relacionadas sobre todo con una conducción de manera poco eficiente y poco segura, tal como hemos podido comentar en el párrafo dedicado al mantenimiento de la trócola.
Cuando se ve afectada por un choque, una rozadura o el desgaste del uso entre otros, puede que esta pieza comience a perder aceite o incluso a tener holgura, algo que notaremos rápidamente a la hora de conducir. En este caso, lo más recomendable no es buscar un arreglo para esta pieza, lo más aconsejable es que se cambie por otra del mismo modelo para evitar cualquier sorpresa.

21 julio 2018||