Servofreno

Servofreno

El servofreno sirve para evitar que el conductor haga un gran esfuerzo a la hora de accionar el mecanismo de freno. Puede parecer extraño, pero si un vehículo no cuenta con este sistema, el esfuerzo que tiene que hacer el conductor para frenar el vehículo es mayor, sobre todo si el vehículo es pesado.
En ese supuesto, el conductor tendría que ejercer la fuerza que posteriormente se traducirá en la fuerza que harán las pinzas de freno sobre el disco.

Tips de mantenimiento

Debido a que es una pieza a la que no tenemos acceso a no ser que la desmontemos (siempre que tengamos los conocimientos y las herramientas necesarias), lo mejor que podemos hacer para proporcionarle un buen mantenimiento al servofreno es revisarlo de manera periódica en nuestro taller. Sólo así podremos librarnos de sorpresas inesperadas.

Principales averías y cómo detectarlas

Hay muchas señales que nos revelan que el servofreno puede estar averiado o a punto de hacerlo. Por ejemplo, si no tamos el pedal demasiado duro al pisar el freno, algo que no debería ser así. El problema, casi con total seguridad es el tubo de vacío, el cual puede estar obstruido o aplastado por un golpe.
También puede haber avería cuando el coche frena demasiado aunque el pedal llega al fondo con bastante dificultad, lo que nos revela una pérdida de líquido de frenos.
Si el coche frena más tarde de lo que esperamos se debe a los problemas del filtro del servofreno, que puede estar obstruido, lo que hace que esta pieza tarde más en funcionar.
En caso de que el pedal de freno se endurezca cuando frenamos puede ser por un fallo en la válvula anti-retorno que tiene el servofreno. Tampoco podemos olvidarnos de otros fallos como sensación de bloqueo de los frenos cuando soltamos el pedal, un pedal de freno duro permanentemente, etc.

15 julio 2018||