Dirección asistida

Portada » Noticias sobre desguaces » Dirección asistida

Dirección asistida

La dirección asistida es un sistema gracias al cual puede reducirse la fuerza que debe hacer el conductor sobre el volante para accionar la dirección del vehículo.
Cuando se giran las ruedas para poder cambiar de dirección el vehículo, se produce una fuerza de autoalineación sobre los neumáticos que hacen que se alinee la dirección de las ruedas, algo que se debe a la resistencia del vehículo.
En este caso, la función que tiene la dirección asistida es la de ayudar al conductor a vencer esta fuerza. De esta forma, la fuerza que debe hacer el conductor más la que aplica la propia dirección será igual a la fuerza de los neumáticos, siendo mucho más suave la conducción.

Tips de mantenimiento

Una parte tan importante del vehículo requiere de un buen mantenimiento para asegurarnos de que todo funciona correctamente. Por ello hay que revisar de forma periódica los diferentes elementos que componen este sistema como el piñón de la dirección en la columna de dirección, la presión de la bomba del sistema hidráulico, la cremallera y extremos de la dirección.
Debemos revisar el líquido de la dirección y apostar por un producto de calidad en caso de que tengamos que rellenarlo, verificar el estado de la correa de impulsión (si existe), procurar no tener la dirección completamente girada durante varios segundos (sobre todo al aparcar) y hacer que inspeccionen el sistema cuando llevemos el coche a revisar al taller.

Principales averías y cómo detectarlas

Pisar el freno mientras giramos la dirección al maniobrar, girar a tope el volante o conducir de forma brusca dando volantazos frecuentemente son aspectos que degradarán notablemente la dirección asistida.
Normalmente, cuando hay un fallo en ella, se nos iluminará un testigo en el cuadro de mandos, aunque no sabremos exactamente qué clase de problema es. Si la dirección se pone muy pesada y cuesta maniobrar el volante, especialmente cuando el coche está detenido, debemos llevar el coche al taller para una inspección.
También podemos encontrarnos pequeñas fugas en las uniones de los conductos o restos de aceite pegajoso, especialmente en la bomba, depósito y cremallera o caja de dirección. Por otro lado, también podemos ver juntas que pierden o ruidos que pueden revelar un desgaste prematuro de cualquiera de los componentes que forman parte de la dirección asistida.

15 julio 2018||