Calentadores

Calentadores

Los calentadores, también conocidos como bujías de calentamiento, son piezas metálicas de forma cilíndrica con un aspecto similar al de las bujías en los coches que montan motor de gasolina, aunque en lugar de contar con un electrodo en uno de sus extremos tiene un elemento calefactor.
Se trata de una resistencia por la que circula corriente, lo que hace que este extremo alcance temperaturas muy altas. Al encontrarse situados dentro de la cámara de combustión del motor, permiten un mejor arranque. En este caso, solo lo montan los motores diesel, que cuentan con un calentador por cilindro.

Tips de mantenimiento

Los calentadores o bujías de calentamiento no son piezas que se limpien, simplemente se cambian cuando comienzan a fallar, aproximadamente a los 120.000 kilómetros.
Debemos fijarnos a la hora de arrancar si al coche le cuesta más trabajo de lo normal, emite un humo denso de color gris o blanco o si se ilumina el testigo en el cuadro de mandos. Aunque solo haya un calentador defectuoso, algo que se puede comprobar midiendo su intensidad con un amperímetro de calidad, es muy recomendable cambiar el resto de calentadores para que no haya un desequilibrio en los cilindros al arrancar.

Principales averías y cómo detectarlas

Una de las formas de saber que están fallando los calentadores es fijándonos en el testigo de las bujías de precalentamiento, un testigo de color amarillo que tenemos en el cuadro de mandos y que tiene un icono de un muelle.
Si este testigo se queda mucho tiempo iluminado estamos ante una avería y habrá que sustituir a los calentadores porque es una clara señal de desgaste. Además forzará al motor en los arranques, el motor emitirá un humo espeso de color gris o blanco y en caso de que tengamos varios calentadores afectados escucharemos traqueteo en el motor, por lo que tendremos la obligación de sustituir estas piezas.

14 julio 2018||