Bateria

Bateria

La batería de un vehículo proporciona energía eléctrica para el motor de arranque en un motor de combustión. En el arranque de un motor de combustión, se necesita durante un breve espacio de tiempo, corrientes elevadas que pueden llegar a ser de cientos de amperios.
En este caso, una buena batería necesita cumplir este requisito, independientemente de las condiciones climáticas en la que se encuentre el vehículo.

Tips de mantenimiento

Para hacer que la batería dure lo máximo posible (aproximadamente entre 5 y 8 años dependiendo del modelo), debemos proporcionarle un buen mantenimiento.
Hay que revisar el nivel de líquido de la batería cada dos o tres meses y limpiar los bornes de la batería con un cepillo con cerdas de alambre cada medio año para permitir que siempre tengan un buen contacto.
También se recomienda revisar el aislante de la batería si se cuenta con uno, controlar su voltaje y sobre todo hacer que el mecánico la inspeccione cuando se lleve el vehículo al taller para hacer una revisión.

Principales averías y cómo detectarlas

La batería es uno de los componentes del coche que más sufre durante el invierno. Se suelen descargar porque la batería se ha sulfatado o porque no se instaló bien en su momento. Hay que tener en cuenta que si la batería no está cargada no se puede poner en marcha el vehículo.
Puede que aunque la batería esté cargada, el vehículo no arranque, esto puede deberse a la humedad o incluso a que se haya visto afectada por las altas temperaturas o incluso por un fallo en el motor de arranque. También podemos encontrarnos que debido al uso o a un accidente, tenga una fisura en uno de sus vasos y no pueda proporcionar la suficiente energía como para arrancar, por lo que lo más aconsejable es sustituirla.

6 julio 2018||