Puertas

Puertas

puerta coche segunda mano

La puerta del coche es un elemento indispensable no solo para acceder al vehículo, sino para mejorar la aerodinámica o para evitar que nos lo roben gracias a que la puerta cuenta con cerradura. Nos protege de los elementos cuando conducimos y algunas, en los coches más modernos, están equipadas con un sistema de airbag que permite protegernos en caso de un impacto lateral.

Normalmente están compuestas por diferentes partes, siendo la ventanilla la más delicada dado que es vidrio. Cuenta también con manivela o mandos electrónicos para subir o bajar la ventanilla, una cerradura, la manija de la puerta, bisagra, regulador de la ventanilla y la propia moldura.

Tips de mantenimiento

Dentro de nuestros consejos de mantenimiento recomendamos no dar portazos, tener cuidado al abrir la puerta, sobre todo en las plazas de garaje, si el coche está aparcado entre dos vehículos o en aquellos lugares donde el coche no tenga demasiado espacio pudiendo causar el destrozo de la aleta delantera derecha o la de conductor.

Tampoco hay que forzar los elementos que accionan la subida y bajada de la ventanilla, no tirar demasiado fuerte de la manija de la puerta y si el vehículo no se abre correctamente, no hay que intentar forzar la cerradura, sino hacer que la revisen. En cualquiera de los casos, podemos encontrarnos con averías que obliguen a pedir pedir puertas a desguaces.

Principales averías y cómo detectarlas

Una de las averías más comunes que se pueden dar en la puerta de un coche es que el sistema electrónico, o incluso el manual, para subir o bajar la ventanilla no funcione correctamente. Esto se puede deber a que haya caído líquido en los controles o hayamos intentado forzar el sistema para bajar o subir la ventanilla.

La cerradura también puede quedar atascada, algo que normalmente suele pasar cuando nos intentan forzar la cerradura para robarnos el coche. Las abolladuras en las aletas también pueden ser otro de los problemas que podemos encontramos en la puerta del coche, debido a aparcar mal, a que otra persona nos haya golpeado o que hayamos tenido un accidente.

En los desguaces de coches, se pueden encontrar puertas de segunda mano o alguno de los elementos más importantes para que éstas funcionen correctamente.

20 abril 2017||