Portada » Noticias sobre desguaces » Tips a tener en cuenta en la compra de coches que ya no se fabrican

Tips a tener en cuenta en la compra de coches que ya no se fabrican

saab-900

Cuando vamos a comprar un coche de segunda mano podemos encontrarnos en la tesitura de que hay una oferta estupenda de un coche, en buen estado, con no demasiados kilómetros y con un consumo moderado, algo que sumado a un buen precio puede convertirse en una tentación a la que es difícil de resistirse pero… ese modelo ya no se fabrica desde hace muchos años. ¿Merece la pena comprarse un coche de estas características? Además hay que plantearse si será fácil encontrar piezas de recambio para ese modelo, incluso en un desguace.

Es muy raro que se dé el caso de que en un desguace no tengan la pieza requerida y mucho menos en una central de desguaces, donde se aglutinan diferentes establecimientos de esta clase, todos con un enorme stock de piezas para prácticamente cualquier modelo de coche.

Si finalmente nos decidimos por comprar este coche, bien por capricho o porque nuestro bolsillo no nos permite demasiados excesos económicos, debemos comprobar una serie de cosas respecto al coche, para después no llevarnos una sorpresa de última hora. Es importante comprobar el dibujo de los neumáticos, no solo porque ante la ausencia de dibujo se puede convertir en un peligro sino porque podemos comprobar si la banda de rodadura tiene más desgaste por una zona o por otra, señal de que puede estar desalineado el eje, o incluso si tiene alguna fisura la llanta.

A pesar de que las piezas de desguaces están a la orden del día, es importante examinar a conciencia la carrocería, comprobando si hay diferencias de tono en el color de la pintura, lo que podría revelarnos que el coche ha sido pintado, quizá tras una abolladura o por un accidente, lo que podría poner en peligro la integridad del habitáculo y a las personas que van en él.

El interior es algo de obligada revisión, donde debe comprobarse todo, que las ventanillas suban y bajen correctamente, las puertas cierren y abran sin problema, los asientos se reclinen y el funcionamiento de todo el cuadro de mandos. También se debe prestar especial atención a la posible holgura del volante. Se dan casos en los que se gira un poco el volante y las ruedas no responden como deberían hacerlo, también comprobar bien el embrague, freno y acelerador, cuadro eléctrico y algo muy importante, los cinturones de seguridad.

El motor es otra de las piezas que hay que mirar detenidamente para intentar comprobar si nos están intentando dar gato por liebre. Aunque no seamos unos expertos, siempre podremos fijarnos en las cabezas de los tornillos por si están desgastadas o no, lo que podría revelarnos que el motor fue reparado. También podemos comprobar las juntas o si tiene algún punto de soldadura, mensaje inequívoco de que ha habido alguna clase de intervención. No hay que olvidarse tampoco del tubo de escape, siempre está bien arrancar el coche, comprobar el color del humo que sale, la cantidad y también si arranca a la primera o le cuesta.

Son tips básicos pero obligatorios a la hora de comprar un coche de segunda mano, especialmente si se quiere un modelo que ya no se fabrica, aunque llegado el punto sabemos que tenemos la opción de comprar determinada pieza en un desguace. Y vosotros… ¿os compraríais un coche que ya no se fabrica desde hace tiempo?