Razones por las que fallan las luces delanteras de un vehículo

Portada » Noticias sobre desguaces » Razones por las que fallan las luces delanteras de un vehículo

Razones por las que fallan las luces delanteras de un vehículo

faros-coche

Aunque no suele ocurrir con frecuencia, los faros de un vehículo pueden fallar y por ello es necesario realizarle también revisiones periódicas para equilibrarlos en caso de que se desvíen porque son como nuestros ojos cuando conducimos de noche, de ahí la gran importancia que llevemos siempre los faros en el mejor estado y bombillas entre nuestros repuestos por si se debe cambiar alguna en determinado momento.

¿Cuáles son las causas más comunes para que falle la iluminación de nuestro vehículo?

Son muchas las posibles causas de que ocurra esto pero siempre suelen ser tres o cuatro las culpables de una mala o nula visibilidad. Por ejemplo, el uso de bombillas inadecuadas puede ser uno de los problemas; de hecho es uno de los más comunes. Cuando un faro emite una luz más débil que otro puede deberse a que hemos elegido mal la bombilla para el faro o se hayan equivocado en el taller.

Además cuando una bombilla está teniendo síntomas de demasiado tiempo de uso suele ir tornándose de un color amarillento, señal inequívoca de que es hora de cambiarla para mantener la visibilidad cuando se conduzca de noche o en situaciones de poca luz.

No cuidar el coche y tener el sistema eléctrico en mal estado de conservación puede colaborar a una mala calidad lumínica por parte de los faros. Cables deshilachados, demasiado gastados, corroídos o casi sueltos, sin duda colaborarán a reducir considerablemente el flujo de corriente y dará lugar a un empobrecimiento de la luz de los faros delanteros del vehículo. Por ello, bien nosotros o nuestro mecánico, tendremos que limpiar bien el sistema de cableado eléctrico para evitar que nos suceda esto.

Los faros de plástico son mucho más susceptibles tanto a daños como a la suciedad, más que las ópticas de cristal. A medida que se va conduciendo se va acumulando suciedad en la zona del faro, tanto por fuera como por dentro, aunque en esta última es bastante menor, pero lo suficiente como para que poco a poco las partículas de polvo van cubriendo la óptica por dentro, ocasionando una peor visibilidad.

En caso de tener ópticas de cristal, bastará con retirarlas y limpiarlas con un paño húmedo con agua jabonosa y secarlo bien. Si el material es plástico habrá que usar un pulimento adecuado y un trapo, para dejarlas en perfectas condiciones.

Finalmente una de las piezas de coches que más suele tener que ver con que la iluminación falle es el alternador. Cuando esta pieza comience a fallar notaremos cómo la intensidad de la luz sube o baja según vaya el coche más o menos acelerado. Además de esto, si se tiene un regulador de voltaje malo puede proporcionar una tensión constante baja y se puede dar este mismo caso de intensidad de luz, pero independientemente de las revoluciones que tenga el motor.

Son muchos los casos que pueden darse para que falle la iluminación delantera de un coche, por eso siempre se recomienda hacer revisiones y también contar con unas cuantas piezas de repuesto en el maletero por si hay que arreglar una pequeña avería en el momento menos esperado.