Falsos mitos de los seguros de coche

Portada » Noticias sobre desguaces » Falsos mitos de los seguros de coche

Falsos mitos de los seguros de coche

Adentrarse en el mundo de los seguros de coche puede ser toda una odisea e incluso llegar a ser estresante. Y es que la elección del seguro que mejor se adapta a nuestras necesidades no siempre es tan fácil de encontrar.

Hoy en día, son muchas las empresas que ofrecen sus servicios, pero en este mundo los falsos mitos abundan y no permiten detectar con claridad los pros y contras de cada uno de ellos.

A lo hora de elegir un seguro, lo primero que debemos tener en cuenta es qué compañías existen en la actualidad, si tienen oficinas cercanas a mi ciudad o por el contrario se encuentran centralizadas en grandes ciudades, y en qué son expertas. Es decir, invertir tiempo en la comparación de diversas aseguradoras no será tiempo perdido.

Uno de los  errores más comunes es contratar diversos seguros con la misma compañía pensando que así nos saldrá más económico. Cada compañía es más especialista en un tipo de seguro que en otro y por tanto puede ofrecer precios más interesantes y competitivos.

El color del coche es uno de los mitos más extendidos entre la sociedad. Son muchos los que creen que vehículos con colores fuertes, como el amarillo o el rojo tendrán un coste más elevado. Pero es falso. Las aseguradoras se fijan más en aspectos como la edad del coche, la trayectoria del conductor, etc.

Otra falsa creencia es la tendencia a pensar que la mejor opción es la contratación de un seguro de coche a todo riesgo. No siempre es la mejor opción, pues sólo es aconsejable si el coche es nuevo, entre otros factores. Conforme el vehículo suma años, su valor se deprecia considerablemente, aunque se encuentre en perfecto estado.Por ello, es aconsejable este tipo de seguros hasta el cuarto año. A partir del quinto, es conveniente pensar en otro tipo de cobertura.

La tendencia a creer que dando un parte de accidente a la aseguradora repercutirá en el precio final del seguro es también algo frecuentemente extendido entre la población , pero no por ello es cierto. Esto puede ser una verdad a medias, y es que en prinicipio, no está directamente relacionado.

Si el conductor sufriera, con cierta frecuencia, accidentes, obviamente las aseguradoras se lo plantearían, pero normalmente las aseguradoras permiten un número limitado de partes sin repercutir en el precio final.

En definitiva, a la hora de elegir un seguro de coche, deberíamos realizar previamente, una extensa búsqueda, comparando precios y coberturas, sin dejarnos llevar por ofertas de última hora o falsos mitos. Debemos comprobar la veracidad o no de los hechos y decantarnos por aquel seguro que mejor se adapte a nuestras necesidades.

 

 

 

 

10 agosto 2012||