Elegir navegador GPS portátil o integrados en el vehículo

Portada » Noticias sobre desguaces » Elegir navegador GPS portátil o integrados en el vehículo

Elegir navegador GPS portátil o integrados en el vehículo

Dentro de las muchas piezas de desguace que podemos aprovechar para nuestro vehículo, destacan los navegadores GPS, tanto los que son portátiles como aquellos que vienen integrados en el vehículo, pero… ¿cuál debemos elegir, uno portátil o integrado? En este artículo te damos unos cuantos consejos sobre ello.

GPS en el coche, ¿portátil o integrado?

Partiremos de la base que el integrado aumentará el precio del vehículo entre 450 y 800 euros aproximadamente o ente 100 y 200 euros solo la mano de obra para una instalación, algo que puede ser un freno para quienes quieran tenerlo integrado en el coche

A su favor tiene que quedará integrado a la perfección en la fisionomía del coche, bien en el cuadro de instrumentos o en alguna otra zona de fácil acceso y visionado por parte del conductor así como mandos en el volante o muy cerca, para que todo esté controlado fácilmente sin necesidad de perder la visión de la carretera.

Con ellos, vienen muchas opciones como configuración de música, acceso a Internet, sistemas de entretenimiento, mensajería de voz y texto o diferentes aplicaciones entre otras ventajas.

La otra cara de la moneda la encontramos en los navegadores GPS portátiles, con un precio mucho más asequible y puede que con no demasiadas opciones aunque hay primeras marcas con dispositivos bastante completos.

El problema es la comodidad de uso porque hay que poner la ventosa o colocarlo en su soporte cada vez que lo utilicemos y cuando dejemos el coche hay que retirarlo para evitar que quede a la vista de los ladrones. Además o lo conectamos mediante el mechero con un cable colgando o tendremos que hacer una pequeña instalación para que le llegue correctamente la alimentación.

Si se viaja mucho es lógico que el GPS sea integrado, pero si son escapadas puntuales, para no incrementar el precio del coche o de una instalación, lo mejor es optar por uno portátil. Y tú… ¿cuál prefieres?