Cuándo cambiar el embrague

Portada » Noticias sobre desguaces » Cuándo cambiar el embrague

Cuándo cambiar el embrague

embrague

Cada persona es un mundo y todos tenemos una manera diferente de conducir y esa manera hace que el coche pueda durarnos más o menos tiempo. Obviamente, nos durará mucho menos un coche si siempre vamos a toda velocidad y no tenemos cuidado de los elementos que hacen que el coche funcione en óptimas condiciones, lo que hará que tarde o temprano necesitemos alguna clase de recambios para que nuestro vehículo pueda seguir circulando.

Una de las partes que suelen estropearse, no solo con el mal uso sino con el paso del tiempo, es el embrague del coche, dado que se va desgastando por la fricción. Si pisamos mal el embrague, bajamos pendientes con el embrague pisado, no lo soltamos lo suficiente cuando el coche está subiendo una cuesta pronunciada, etc., son detalles que pueden hacer que la vida de nuestro embrague sea mucho más corta.

El embrague se desgastará más rápido si los viajes que se hacen en el coche se hacen en ciudad, lo que obliga a estar cambiando de marchas todo el tiempo. Cuando notemos que al meter una marcha “rasca” el propio coche nos está diciendo que el disco de embrague no está funcionando como debiese y es momento de cambiarlo.

Si vamos por la autopista y queremos adelantar pero el coche no avanza lo suficiente pero en cambio el motor se revoluciona, es otro síntoma de que el embrague está fallando, así como al cambiar de marcha se hace de una manera demasiado mecánica y brusca, aunque no rasque al cambiar, aunque esto también puede ser debido a los engranajes de la caja de cambios.

Si antes había que pisar a fondo para cambiar y ahora hay que pisar mucho menos, es otro de los síntomas o finalmente si hemos hecho 160.000 kilómetros aproximadamente, puede ser momento de ir al mecánico y que le haga una revisión para que nos diga si debemos cambiarlo o aún podemos seguir unos cuantos miles de kilómetros más con él. El mecánico analizará el tipo de embrague del que dispone el vehículo para ofrecer la reparación más adecuada.