Conducción en invierno, debes estar preparado

Portada » Noticias sobre desguaces » Conducción en invierno, debes estar preparado

Conducción en invierno, debes estar preparado

conducir-invierno

Cuando llegan estas fechas de frío, todos esperamos con impaciencia las vacaciones navideñas que nos llevarán a nuestros seres queridos o a nuestras más queridas aficiones, ya sea ir a esquiar, pasear por la montaña o conocer nuevos sitios.

Sea como sea, todas estas actividades tienen en común que uno tiene que coger el coche y desplazarse bajo las inclemencias meteorológicas típicas de esta estación en la que nos encontramos: lluvia, nieve, niebla, heladas en esas carreteras que a veces parecen pistas de montaña y que hacen que nos mareemos con sólo levantar la vista, (no sólo de autovía vive el conductor), sobre todo cuando hacemos esas excursiones para descubrir aquellos pueblecitos que tanto nos gustan con sus paisajes y paisanajes, sus comidas y dulces típicos.

Pero para llegar hasta allí, hay que conducir, y no todos somos conscientes de lo que supone esto, sobre todo si sales de tu ciudad en la que no ha nevado, y te encuentras a medio camino del pueblo de la sierra con placas de hielo por el camino o nieve (¡huy!¿he traído cadenas?).

Pues sí, querido lector, esto sigue ocurriendo a pesar de que nos lo recuerdan todos los años en diferentes  medios de comunicación, y no seguir estos consejos te pueden fastidiar el día en el mejor de los casos, ya que tienes que dar la vuelta al no poder llegar a tu precioso destino nevado, o puede convertirse en una tragedia al querer llegar sea como sea sin las condiciones adecuadas.

Así que aunque te parezca un rollo, no está de más que eches un vistazo a los siguientes puntos para que tú y tu familia tengáis unas felices vacaciones sin contratiempos en la carretera invernal.

Primero están estas consideraciones a tener en cuenta, que son generales para la conducción en cualquier época del año, y las que deberíamos seguir sea la estación del año que sea.

1. ¿Cómo nos encontramos para conducir?

Parece una tontería, pero no lo es. Si estamos con malestar o enfermos hay que tenerlo en cuenta, ya que la concentración puede verse afectada y reducida en este estado. Si estás tomando medicamentos consulta con tu médico antes de conducir, ya que hay muchos que producen somnolencia.

2. Alcohol.

Ya nos lo decía allá por los años 80 nuestro amigo Steve Wonder ( si bebessss , no condusscass). Esto es indiscutible y sin excusas. Ya no es porque te puedan poner una multa astronómica, que eso se paga con dinero. Lo que no se puede pagar es el dolor de una familia destrozada porque alguien que viene de fiesta se ha quedado dormido, y se lleva por delante el coche del otro carril que iba tranquilamente.

3. Cansancio.

Está comprobado que al conducir cansado baja nuestra concentración, nuestra precisión de movimientos y aumenta el tiempo de reacción ante algo inesperado en la carretera. Por esto hay que evitar conducir mucho tiempo sin descansar y  a ser posible evitar la conducción nocturna y las comidas pesadas y abundantes, ya que esto nos da somnolencia.

carretera invierno

Después de estos puntos tan importantes para la conducción general, éstos son los consejos para la conducción invernal:

Neumáticos:

Con el frío y la nieve los neumáticos cobran una especial importancia, ya que son la parte del coche que nos pone en contacto directo con la carretera. Revisa el estado de los mismos, no salgas por ahí con ruedas sin dibujo o golpeadas, ya que en caso de nieve o hielo necesitarás que estén en estado óptimo, ya no te digo si de repente por estos motivos tienes que frenar o disminuir velocidad rápidamente.

Una opción es utilizar neumáticos de invierno que dan mayor tracción, frenada y control sobre el agua, nieve y hielo. Esto sería lo ideal, pero que no todos los conductores nos podemos permitir, no son baratos.

Maniobras en hielo y nieve:

¿Cómo arranco? Para no resbalar cuando vas a coger el coche rodeado de nieve lo más importante es acelerar poco a poco. Si aún así las ruedas te patinan, ve acelerando un poco más (aunque te suene raro), ya que esto hace que la fuerza que se aplica en las ruedas disminuya.

¿Cómo freno? Tienes que adelantarte calculando la distancia de frenado necesaria. No puedes frenar de repente, por lo que no puedes ir a gran velocidad. Tampoco hagas movimientos bruscos y la aceleración tiene que ser gradual, no a fondo.

La  frenada tiene que ser suave y progresiva para que las ruedas no se bloqueen y no derrapes. Si aún así resbalas, tienes que soltar el pedal del freno para recuperar la sujeción y vete bajando de marchas, combinándolo con cortas frenadas. También hay que tener en cuenta para evitar derrapes en las  subidas usar una marcha más corta que cuando el terreno está seco.

Y si en la carretera por donde circulas hay muchas curvas, recuerda que antes de entrar en ellas tienes que ir reduciendo la velocidad en línea recta.

Espero que esta información te haya resultado de utilidad, aunque seguro que ya lo sabías. No viene mal recordarlo para todos aquellos conductores que se ven obligados a coger el coche con hielo y  nieve para ir a trabajar, ya que las latitudes donde viven así lo hacen necesario.

Un caluroso saludo para los habitantes de todos esos pueblos de montaña de nuestra geografía, que cada invierno cuando se hielan sus carreteras secundarias, tienen que salir a las ciudades para acudir a su trabajo diariamente. Seguro que ellos por su experiencia, además llevan en el maletero del coche alguna mantita, por si acaso las averías en la nieve…

4 Diciembre 2014||