¿Para qué sirve un carburador?

Un carburador es el elemento que se encarga de mezclar  el aire y el combustible en el motor del coche.  El carburador está formado por dos secciones, una de ellas es donde la gasolina y el aire se mezclan y otra sección donde la gasolina se almacena para, posteriormente, ser mezclada. Ambas secciones están separadas, pero a la vez se unen a través de un conducto, conocido como la tobera principal.

¿Cómo funciona un carburador?

El funcionamiento del carburador es sencillo. Por un lado le entra la gasolina impulsada por una bomba de alimentación y por otro lado el aire exterior filtrado por un filtro de aire, el cual es aspirado por el pistón. Cuando el conductor pulsa el pedal del acelerador, lo que está haciendo es dosificar la cantidad de succión de los pistones y la mezcla que ha de llegar a los cilindros. Esto es posible porque la cantidad de aire es controlada por una válvula de aceleración que se encuentra conectada al pedal del acelerador.

carburador

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Proporciones de la mezcla

La relación de aire-combustible es determinante para el funcionamiento del motor. Esta mezcla, conocida como factor lambda no debe ser menor de unas 10 partes de aire por cada parte de gasolina, ni mayor de 17 a 1; ya que por debajo o por encima de esos límites el motor no funciona bien.  Cuando la proporción de gasolina es mayor a la citada anteriormente, decimos que la mezcla es “rica” y por el contrario, cuando baja la proporción de gasolina, la mezcla es “pobre”.

Piezas básicas que forman el carburador

- La cuba: depósito que mantiene constante el nivel de gasolina en el carburador. Este nivel constante se mantiene gracias a un flotador con aguja que abre o cierra el conducto de alimentación entre la cuba y el depósito de gasolina.

- El surtidor: pone en contacto la cuba con el conducto del aire, donde se produce la mezcla de aire y gasolina.

- El difusor: es el tubo por el que pasa el aire para generar la mezcla. Ese tubo también se conoce como “efecto Venturi” (este efecto se basa en el principio de que “toda corriente de aire que pasa rozando un orificio provoca una succión”

Piezas especiales según el motor del coche:

Como existen motores diferentes, ya sean motores de dos tiempos de cuatro tiempos, existen unas piezas que se colocan en el carburador y que servirán para uno u otro motor. Son las siguientes:

- Guillotina: sirve para controlar el gas en los motores de dos tiempos. Formada por un disco que atraviesa el tubo de forma perpendicular, de ahí su nombre. Cuando se incrementa el paso, la guillotina se va deslizando hacia arriba como un telón dejando una abertura cada vez más grande.

- Mariposa: sirve para controlar los motores de cuatro tiempos. Formada por  un disco de metal cruzado por un eje que le permite girar. En posición de reposo se encuentra completamente perpendicular al tubo y al acelerar se va incrementando su inclinación hasta que queda completamente paralela al tubo.

¿Qué síntomas delantan un fallo en el carburador?

- Humo negro en el escape: delata que el coche está consumiendo demasiado carburante o el carburador está sucio.

- Continuo fallo en el motor: puede deberse a un nivel insuficiente de gasolina en el carburador

- Ingreso de gasolina obstruido ( antes de la aguja del flotador)

- Suciedad en estanque de gasolina del carburador

- Mal ajuste entre el aire del tornillo y el de ralenti

- Flotador perforado

- Válvula de corte en mal estado

- Membranas y válvulas de bomba de aceleracion en mal estado o sucias

Si tu coche sufre alguno de estos síntomas debes saber que los desguaces de coches cuentan con una gran cantidad de recambios para carburantes y de cada una de sus piezas. El fallo de alguna de ellas es algo bastante común y si no tienen una fácil solución, siempre puedes recurrir a tu desguace más cercano o solicitarlo de forma online a través del formulario de Desguaces y Piezas y pronto darás con la pieza que necesitas para solucionar el problema.